"Wellness" Destino

La región "de las aguas", el destino Occitania, Pirineos-Mediterráneo cuenta con 30 estacione termales y numerosos Spas y centros de bienestar muy populares en invierno.

En el seno de estos centros han ido naciendo establecimientos, que reflejan un saber hacer tradicional y una profunda comprensión de los beneficios de estas aguas esenciales. Quien acude para un tratamiento de balneario o una corta estancia de relajación, encuentra siempre la felicidad.

Más información

Una nueva forma de "tomar las aguas"

De los Altos Pirineos a los Pirineos Orientales, del Gers a la Lozère, pasando por el Aveyron, la región de Occitania, Pirineos-Mediterráneo es una región líder en materia de termalismo, puesto que cuenta con 30 estaciones. ¡Un tercio de las estaciones termales de Francia! Estos balnearios reciben cada año cientos de miles de clientes en sus edificios, a menudo inalterados desde el Segundo Imperio. Napoléon III. La élite industrial y cultural de finales del siglo XIX le confirió una reputación incomparable a todos estos pueblos, que poseían en su territorio una riqueza inagotable: sus manantiales de aguas termales, conocidas y explotadas desde el periodo galorromano.

Ya sean sulfurosas o saladas, ya estén indicadas para el tratamiento de enfermedades reumáticas, ORL o dermatológicas, estas aguas han suscitado el entusiasmo de un público privilegiado, que acudía a estos establecimientos para tratarse (un poco), mostrarse (mucho) y pasarlo bien (alocadamente).

Siguen siendo balnearios a menudo suntuosos, con buena comunicación, una experiencia reconocida desde hace más de un siglo y con el agua aún manando de sus grifos. Sin embargo, en la actualidad, los balnearios se han popularizado y ofrecen instalaciones médicas ultramodernas. Su situación geográfica les ha permitido abrir sus puertas a un público distinto y ofrecer actividades de balneoterapia en un entorno propicio para el ocio, el esquí, el senderismo e incluso la gastronomía. Con la adaptación a esta nueva demanda de bienestar, han tenido éxito en su apuesta: transformar una práctica algo anticuada en una actividad joven y dinámica.

Estaciones termales

Balaruc-les-Bains, ahora el primer centro termal de Francia, ofrece a sus clientes su clima y un entorno típicamente mediterráneo, en un flamante nuevo espacio, con ocho espacios de tratamiento, 1 000 m² de piscinas y 350 cabinas de tratamiento junto al estanque de Thau. En el departamento del Aveyron, el balneario de Cransac ha realizado recientemente reformas para mejorar la comodidad del paciente. Lo mismo ha hecho el de Lamalou-les-Bains, donde se han realizado nuevas perforaciones de aguas termales. Todas las estaciones se siguen esforzando en mejorar la oferta de sus tratamientos y servicios destinados a los usuarios que exigen confort y novedades.

En los Altos Pirineos, Cieléo, el spa del balneario de Barèges, ofrece baños nocturnos bajo una inmensa cúpula, que simboliza el cielo estrellado, a semejanza del magnífico hammam del balneario de Lectoure, en Gers. Por lo tanto, termalismo y espacios de bienestar combinan bien en las estaciones de la región. Al haber sabido situarse en el centro de los retos establecidos por la medicina del futuro y comprender las necesidades no terapéuticas de los usuarios, las estaciones termales de Occitana-Pirineos Mediterráneo se han colocado en la vanguardia de la oferta. Tanto es así, que esta región acoge la colección más rica de spas, centros termolúdicos y espacios de bienestar de Francia, los cuales ofrecen servicios de spa innovadores y originales, a menudo en un entorno natural incomparable.